¿Por qué es importante visitar regularmente al dentista?

Es importante acudir con regularidad al dentista para que podamos ayudar a mantener los dientes y encías de sus hijos saludables. Además debe visitar nuestra consulta al menos una vez cada seis meses.

 

¿Qué ocurre en la visita a Praxis Dental?

 

Las visitas, salvo que tenga un mayor problema en su boca, se tratarán de revisiones.

Revisaremos su dentadura para comprobar si existieran caries y ver si hay placa bateriana o sarro sobre los dientes. La placa bacteriana es una película clara y adhesiva que contiene bacterias. Si esta no se elimina puede endurecerse y convertirse en sarro. Además, el sarro no se elimina con el cepillado y el uso de seda dental. Si no que cuando se acumulan placa bacteriana y sarro sobre sus dientes, esto puede dar lugar a la aparición de diferentes enfermedades buco-dentales.

Después, revisaremos sus encías. Esto lo haremos con una herramienta especial para medir los espacios existentes entre las encías y los dientes. Las encías sanas presentan espacios de poca profundidad. Cuando se padece gingivitis, los espacios pueden ser mucho más profundos.

La revisión también incluirá mirar la lengua, garganta, rostro, cabella y cuello, con el fin de identificar cualquier síntoma de problemas como inflamaciones o infecciones bucales.

Por tanto entre las visitas al dentista hay que asegurarse de cuidar bien los dientes y encías. La placa dental se acumula continuamente sobre los dientes, pero podrán eliminarla mediante el cepillado diario y el uso regular de la seda dental.

 

Tres pasos a seguir para una correcta higiene dental

 

  1. Deberá cepillarlos al menos dos veces al día, empleando una pasta dental que contenga flúor.
  2. Usará la seda dental al menos una vez al día.
  3. Enjuagará su boca para contribuir a eliminar la placa bacteriana, además le ayudará a mantener un aliento fresco.

Caries: el principal problema dental infantil

Los dulces, y la gran afición que tienen muchos niños a ellos, son el principal problema de alimentación que trae consigo consecuencias, en algunos casos irreparables, para sus dientes.

Estos contienen un alto grado de azúcar, y si no se practica una higiene bucal correcta puede causar caries en sus dientes.

La caries aparece cuando los ácidos dañan el esmalte del diente. Estos ácidos son producidos por la placa bacteriana, esta contiene gérmenes que se nutren de sustancias azucaradas. Durante la digestión de estos azúcares surgen los ácidos que atacan a la propia superficie de los dientes.

Con el tiempo estos ácidos suelen causar cavidades en la superficie del diente, o lo que es lo mismo, la temida caries. Es por eso, que si no se tratan en el momento adecuado, pueden crecer y llegar a destruir el diente.

Aunque no lo creas, los dientes están sometidos a un constate ataque de ácidos, pero la caries no se produce de inmediato. Otros elementos de la boca como la saliva, contribuyen a reforzar sus dientes y detener la formación de las caries debido a su gran contenido en minerales. También el flúor, que está incluido en muchos enjuagues bucales y pastas dentífricas, contribuye a reforzar tus dientes, por lo que es un gran complemento para la higiene bucal.

 

Fases de la caries

 

 

1: Si visualizamos una zona opaca en el esmalte del diente del niño puede ser caries.

2: La caries ya ha desarrollado una cavidad, por lo que ha atravesado el esmalte del diente.

3: La cavidad ha alcanzado los tejidos blandos del diente y su progreso se acelera.

4: Si la cavidad no se obtura a través de un empaste puede dar lugar a problemas mayores en el interior del diente, como dolor o flemón al llegar a la pulpa de la raíz.

Por ello es importante que revises la boca de tus hijos y si piensas que puede tener una caries, acudas en el menor tiempo posible a Praxis Dental. Es probable que se deba obturar la cavidad con un empaste, ya que estos pueden detener el crecimiento de la caries.

¿Qué es la odontopediatría?

Aunque muchas personas desconocen este término, se trata de la rama de la odontología encargada de tratar a los niños. Su principal diferencia con los odontólogos generalistas es que los odontopediatras son profesionales que han seguido una formación postrgraduada y especializada, que les capacita para ofrecer los cuidados orales y tratamientos del colectivo infantil desde su nacimiento hasta que cumplen los 18 años, incluyendo a los niños con necesidades especiales.

La base fundamental de un dentista infantil es educar a los niños a cuidar su salud dental para prevenir problemas como la caries, que suele ser el más común en edades tempranas.

Además, es importante para la salud dental de un niño que sus padres le presten especial atención a su boca y acudan pronto al odontopediatra para prevenir futuros problemas. En algunos casos, si fuese preciso,  podría derivar al niño al ortodoncista para prevenir maloclusiones dentales (mal alineamiento de los dientes).

 

Es importante acudir a un especialista

 

Cuando se acude a las revisiones con el pediatra, este le suele realizar una exploración de la boca, pero no obstante, desde Praxis Dental aconsejamos llevar a vuestro hijo a un odontopediatra especializado.

Además, es recomendable hacerlo a partir del primer año de vida, pues esto le ayuda a familiarizarse con el entorno de una clínica dental, ya que muchas personas adultas desarrollan miedo hacia las mismas por acudir con poca asiduidad y salvo con problemas dentales graves.

Los dentistas infantiles nos encargamos de diferentes problemas relacionados con la dentición de los más pequeños, que en algunos casos pueden aparecer durante la infancia o ser de origen congénito.

 

Principales problemas dentales en niños

 

    • Caries: Además de tratarlas adecuadamente y evitar sus posibles complicaciones, es muy importante adoptar las medidas preventivas para evitarlas, incluyendo la identificación de factores que puedan favorecer su aparición, sellado de fisuras, o la educación en relación a la nutrición y la higiene dental para evitar que vuelvan a.

 

    • Traumatismos: Es muy habitual que los niños sufran diferentes caídas o golpes que les provoquen la rotura o perdida completa de alguna pieza dental, lo que implica su restauración y hasta la reimplantación del propio diente.

 

    • Alteraciones en la posición de los dientes y maloclusiones: Exploraremos los dientes y maxilares del niño para detectar posibles alteraciones en la mordida que impliquen un tratamiento especial ortodóncico. Es muy importante que cuando se presente la perdida de alguna pieza dental temporal se trate en el menor tiempo posible para proceder al uso de mantenedores de espacio para así conseguir que otros dientes no ocupen espacio del que se ha perdido y no derive en problemas dentales posteriores.

 

    • Anquilosis de la pieza temporal: Tras sufrir un traumatismo, un diente puede volverse negro y provocar la necrosis de la pulpa, lo que puede ocasionar en algunas ocasiones que el diente definitivo no pueda erupcionar.

 

  • Alteraciones congénitas: Estas pueden afectar al número, tamaño y forma de los dientes, de tal forma que puede presentarse de diferentes formas: anodoncia (no sale la primera dentición), ablastodoncia (no salen los dientes definitivos), más dientes de los debido, y que el tamaño de los dientes sea superior o inferior al normal.

 

Durante su primera visita a Praxis Dental se les realizará una primera revisión de la boca de su hijo y se le facilitarán diferentes consejos sobre higiene, hábitos alimenticios saludables, tras una evaluación y diagnóstico inicial del niño.