Mi hijo no quiere ir al dentista: ¿Que debo hacer?

En nuestro blog hemos mostrado en otras ocasiones lo importante que es la salud bucodental para los niños. Para que los mas pequeños puedan presumir de unos dientes sanos y brillantes os expliquemos algunas recomendaciones como: mantener un cepillado diario, hacer uso del hilo dental, restringir los alimentos ricos en azúcar o acudir al dentista cada cierto tiempo. Los niños deben visitar a su odontopediatra al menos una vez cada año desde que cumplen los 3 años de edad o cuando surge su primer diente de leche, para que de este modo el odontologo pueda verificar que todo esta correctamente.

Sin embargo, hay un inconveniente pues muchas veces los niños se niega por activa y por pasiva a ir al dentista. Cuantas veces habremos escuchado a padres quejarse de lo difícil que es llevar a sus hijos al dentista, padres que han tenido que llevar a sus hijos a varias clínicas dentales, niños que tras pasar por consulta salieron igual que cuando entraron ya que no se dejaron intervenir por el dentista.

¿CUAL ES EL ORIGEN DE ESTE MIEDO?

Son muchas las razones por las que los niños pueden tener miedo a la hora de ir a su odontopediatra. Pero fundamentalmente son las tres siguientes:

– Los padres: los niños, principalmente entre 3 y 6 años de edad, son muy observadores y justifican su comportamiento, sus ideas y conductas en base a lo que ven en casa. Es decir, si los padres se muestran temerosos cada vez que tiene que acudir a su dentista, esto lo percibirá el niño que automáticamente pasara a copiar el comportamiento del adulto. Tenemos que tener presente que la odontología ha avanzado muchísimo en los últimos 30 años y lo que a nosotros nos pudo parecer una experiencia traumática a nuestros hijos no tiene porque.

– Miedo al dolor: hay niños que ocultan a sus padres el dolor que están sufriendo en un diente por temor a que este aumente tras pasar por consulta. Los niños adoptan esta idea en base a lo que sus compañeros de colegio les cuentan como por ejemplo, supuestas experiencias traumáticas con agujas o bisturíes que no son reales. Es fundamental detectar cuanto antes el problema y solucionarlo o de lo contrario empeorara.

– Miedo a lo desconocido: este comportamiento esta presente en toda la raza humana. El miedo a lo que no se conoce es un mecanismo de defensa que nuestro cerebro desarrollo hace miles de años para defenderse de agresiones exteriores y así poder sobrevivir. Por ejemplo, cuando el niño acude por primera vez a su odontopediatra todo para el es nuevo y desconocido: el lugar, la habitación, las personas que hay a su alrededor, lo que le van a hacer… Por ello es importante informar a los niños con suficiente antelación que es lo que van a experimentar y que van a sentir.

¿COMO PERDER EL MIEDO AL DENTISTA?

A) Uno mas de la familia: como hemos explicado en artículos anteriores nuestros hijos deben acudir por primera vez al odontopediatra cuando aparece el primer diente de leche. Una vez que haya ocurrido esto es recomendable que sigan visitando a su dentista cada 6 meses ya que de esta manera el especialista no sera un desconocido para el niño. Además, de este modo los niños aprenden a familiarizarse con el entorno que los rodea: las instalaciones de la consulta, las camillas plegables, las herramientas que utiliza el odontopediatra (bisturí, sonda, taladro, fresa, pinzas), etc.

Cuando hayan pasado 1 o 2 años la relación con el odontólogo sera de lo mas natural y divertida, por lo que sera mas complicado que el niño oponga resistencia al ir a consulta.

B) Inculcar el habito de ir al dentista: los hijos son el reflejo de sus padres. Un padre que acude habitualmente al dentista para realizarse cualquier tipo de intervención o un simple chequeo, un padre que no pone impedimentos, que mantiene una actitud positiva cuando va al odontologo, un padre que muestra a su hijo que no hay que tener miedo al dentista, un padre paciente, es un padre responsable con la salud dental de su hijo.

Asimismo, convendría premia a los hijos si se comportan correctamente en la consulta del odontopediatra. Por ejemplo, si el niño se ha portado bien podríamos premiarlo con algo que le guste: golosinas, juguetes, videojuegos…

C) Cuidado con las sensaciones que les transmitimos: en muchas ocasiones los padres sin darse cuenta trasmiten a sus hijos sensaciones negativas sobre lo que significa visitar el dentista. Cuando pronunciamos frases como » el dentista no hace daño», «que te quiten un diente no duele», etc, estamos induciendo a pensamientos negativos al niño son darnos cuenta.

Desde Dentistainfantiltoledo confiamos que estos consejos os sirvas de ayuda y podáis visitar sin problema la consulta con vuestros hijos.

Los dientes de leche y su caída

Hoy vamos a ver mas en profundidad todo lo relacionado con la caída de los dientes de leche de los niños. Para empezar decir que, este proceso conlleva un tiempo largo durante el cual tenemos que llevar a nuestros hijos a la consulta de un odontopediatra ya que este se encargara de que todo vaya según lo previsto. Cuando comienzan a desprenderse los dientes de leche, 20 en total, para dar paso a la dentadura definitiva a veces surgen complicaciones que impiden que el diente definitivo salga correctamente. La mejor manera de reconocer si existe alguna complicación en la erupción de los dientes definitivos es informarse, por lo tanto vamos a explicar todo el proceso de la caída de los dientes de leche.

¿Por qué se caen los dientes de leche?

Los dientes de leche se desprenden de la boca por la presión que va ejerciendo lentamente pero de forma progresiva y durante un largo periodo de tiempo (años), la dentadura que se encuentra debajo de la encía, es decir, los dientes definitivos. Este proceso ocurre en todos los humanos pues la función de los dientes primarios es tan solo la de aprender a masticar y a pronunciar las palabras. Sin embargo, estos dientes son frágiles y pequeños por lo que su vida útil es muy corta, es por esta razon por la que hemos desarrollado la capacidad de cambiar los dientes del mismo modo que pasa en el reino animal. Los dientes definitivos son piezas mucho mayores, mas resistentes y numerosas.

En resumen a medida que la dentición final y las encías van crecido se van desgastando las débiles raíces de los dientes de leche. Este proceso provoca tras el paso de unos años que la raíz de los dientes primarios se desgaste y que comience a moverse la pieza hasta que finalmente se cae.

¿A que edad da comienzo la caída de los dientes de leche?

Normalmente y aunque depende de factores como la alimentación, la edad a la que salieron los primeros dientes o la genética, los dientes de leche empiezan a perderse a la edad de cinco años. Existen casos extremos en los que niños comenzaron a perder los dientes con solo cuatro años y por el otro extremo, niños que no perdieron sus primeros dientes de leche hasta los ocho años.

Además, existe una importante diferencia de tiempo entre los dientes inferiores y superiores. Los dientes inferiores siempre son los primeros que comienzan a desprenderse pues son los primeros en salir, mientras que los superiores que son los que mas tardan en salir caen los últimos. Por ejemplo: los incisivos centrales inferiores como norma general se desprenden entorno a los cinco años y medio, mientras que los incisivos centrales superiores a los siete años.

Por ultimo, y aunque se suela pensar lo contrario lo cierto es que son las niñas en su mayoría las que comienzan antes a perder los dientes primarios.

¿ Que hacer en el caso de que se mueva un diente?

Cuando los dientes de leche comienza a moverse de tal modo que provocan problemas a la hora de masticar la comida e incluso pronunciar las palabras, lo recomendable es visitar cuando antes a un odontopediatra para que valore el problema. Nunca se debe forzar la caída de un diente que se mueve pues desde que comienza a moverse hasta que se desprende pueden pasar días o meses y si lo forzamos, el diente definitivo se dañara.

Asimismo, si el diente de leche lleva varios días moviéndose de forma excesiva entonces no existe ningún riesgo de dañar a la dentición definitiva y por tanto, se puede remover el diente hasta que se desprenda.

Por ultimo, existen casos aislados donde se ha producido el desprendimiento de los dientes de leche de forma demasiado prematura. Ocasiones en las que el niño apenas tenia tres o cuatro años, lo que provoco problemas para la dentición definitiva ya que a una edad tan corta estos dientes no se han desarrollado por completo. Cuando suceda un problema de este tipo es muy importante visitar la clínica de un odontopediatra pues se necesitara un tratamiento especial.

Algunas curiosidades sobre los dientes de leche

A continuación vamos a mostrar algunos datos interesantes que seguramente ayudaran a que cuidemos de la salud bucodental de los niños de la forma correcta. Para empezar, hay niños que ya nacen con algún diente de leche por lo que no hay que alarmarse. Asimismo, puede darse la ocasión de que el diente definitivo salga cuando aún no ha caído el de leche, lo que comúnmente se laman dientes de tiburón.

Además, existen casos raros en los que los dientes de leche no se caen, es decir, hay personas adultas que tiene los dientes de leche. Por otra parte, las piezas de la dentadura definitiva son mayores, están menos afiladas y tiene un color mas oscuro.

Selladores dentales en los niños

Hasta hace dos décadas apenas existía conciencia de la importancia que puede tener la aplicación de selladores dentales. Si bien es cierto, que hasta esos años apenas existía este método como forma de prevenir problemas bucodentales como la caries y por tanto, muy pocos padres lo habían experimentado durante su juventud, pero por ello no quiere decir que ahora no lo deban tener en cuenta para sus hijos.

Los selladores dentales son actualmente una de los procedimientos que mas se utilizan para prevenir problemas como la caries y es por ello, por lo que entran dentro de las prestaciones gratuitas del Sistema Nacional de Salud del estado español. A este método, se unen en el listado de medidas asistenciales la aplicación de flúor tópico y las obturaciones de acuerdo con la financiación y los programas especiales para la salud bucodental de cada año, como se recogió en un decreto ya en el año 1995.

Mas adelante, este método se ha ido incorporando en muchas subvenciones a las comunidades autónomas, con el objetivo de promover entre los padres una buena salud dental en sus hijos. Las comunidades autónomas de Madrid y Andalucia, ofrecen desde hace años el sellado de fisuras dentales como Atención Primaria a los menores. Aunque la mejor manera de aprender todo lo relacionado con el sellado de dientes es visitar una clínica dental o de odontopediatria a continuación, vamos a mostrar las características principales de que todos los padres deberían saber sobre este procedimiento.

EL SELLADO DENTAL

Cuando sellamos los dientes de los niños, estamos aplicando una capa de protección en cada diente que se interpone entre los alimentos y este, por lo que las bacterias que provocan la caries no pueden trabajar. Según estudios recientes la colocación de estas medidas preventivas reduce hasta en un 90 por ciento la posibilidades de padecer caries después del primer año y hasta en un 60 por ciento cuatro años después. Por tanto, estamos ante un método muy efectivo que ahorrara muchos problemas bucodentales a los mas pequeños, si ademas, enseñamos a nuestros hijos a tener una buena rutina de higiene dental y una dieta saludable, la salud dental sera prácticamente perfecta.

Cuando se procede al sellado de un diente. En primer lugar, el especialista se encargara de limpiar a fondo cada diente antes de sellarlo, después recubrirá cada fisura con un determinado material para formar una barrera contra las bacterias. Por ultimo, una vez implantados, los selladores tendrán que ser comprobados cada cierto tiempo para asegurar que no se han movido de su sitio. Cada uno de estos selladores tiene una vida útil media de cinco años, pero pueden durar hasta diez años e incluso, aunque se caigan, el mismo sellador puede volver a colocarse una vez mas. La aplicación de estos no causa ningún dolor ni molestia a la hora de comer, además los dientes queda estéticamente igual que antes de ser recubiertos por los selladores.

Los especialistas recomiendan una serie de pasos que hay que seguir si queremos que estos selladores duren mas tiempo. Entre todos ellos insisten en que el niño lleve siempre una buena higiene bucal (cambiando el cepillo cada tres meses), reducir el consumo de alimentos ricos en azúcar como las golosinas y los refrescos azucarados y por ultimo, pedir al dentista que coloque una suave capa de flúor sobre los dientes ya que también los protege frente a las bacterias.

De todas formas, aunque una parte del sellador se haya caído no significa que nuestros hijos vayan a tener caries, solo que las posibilidades aumentan significativamente.

¿QUE DIENTES HAY QUE SELLAR Y CUANDO?

La cantidad de dientes que hay que sellar dependerá de la cantidad de caries que nuestros hijos tengan. Los odontogolos recomiendan que las primeras piezas a tener en cuenta a la hora de sellarlas sean los molares pues son los mas susceptibles de padecer este tipo de problemas.

Normalmente las muelas aparecen cuando el niño tiene entre 6 y 12 años de edad. Para prevenir la caries los selladores deben aplicarse lo antes posible, es decir, en cuanto el diete halla surgido y de manera permanente.

TIPOS DE SELLADORES DENTALES

Los selladores dentales que actualmente existen se puede clasificar de las siguientes formas:

A) Los selladores según su composición: selladores compuestos de resina Bis-GMA, o ionomero de vidrio.

B) Según el tipo de polimerizacion: selladores autocurables, es decir, que ellos solos sin necesidad de ningún otro agente se polimerizan ( se pueden manipular durante mas tiempo), o los selladores fotocurables que necesitan luz para polimerizarse (tienen un tiempo de manipulación menor).

Sensibilidad dental en los niños

En ciertas ocasiones sentimos un agudo dolor en nuestros dientes cuando tomamos comidas demasiado frías, calientes, ácidas, dulces o bebidas muy frías, un dolor que puede dejarnos durante unos segundos la boca entumecida, los odontologos se refieren a este problema como la Sensibilidad Dental. Las personas que no llevan una rutina de limpieza bocal adecuada son mas propensas a padecer de hipersensibilidad en los dientes. Ahora imaginemos si a nosotros nos cuesta mucho aguantar este dolor, como lo tienen que pasar los mas pequeños cuando por ejemplo al darle un mordisco a un helado sientas ese dolor agudo y penetrante…Por tanto, desde aquí os aconsejamos que no lo dejéis pasar y al mas mínimo síntoma, llevar a vuestros hijos a un odontopediatra para que le de una solución.

¿Cual es el origen de la Hipersensibilidad Dental?

Miles de tubos microscópicos (tubos dentinarios) situados dentro de la dentina (capa de marfil que recubre la zona interna de cada diente) conectan los nervios con la parte exterior del diente. Sin embargo, cuando surgen problemas como las encías retraídas o periodontitis, estos tubitos quedan conectados al exterior, es decir, cualquier estimulo externo como el frio o el calor acaba llegando a las terminaciones nerviosas y provocando un gran dolor.

La Sensibilidad Dental en los niños es mas común de lo que imaginamos y es sobre todo en los meses de verano cuando hace acto de presencia. Durante el verano nuestros hijos consumen mas alimentos y bebidas frías, además se produce una mayor variación de temperatura entre unos y otros. Esta sensación tan desagradable puede afectar a la propia alimentación del niño de tal modo que cambie su alimentación, por lo que debemos remediarlo cuando antes.

CAUSAS

Existen una larga lista de problemas que causan que los tubulos dentinarios terminen por quedar expuestos y por tanto surja el dolor intenso en los dientes.

1) Mala higiene bucal: provocada por no enseñar a nuestros hijos como deben cepillarse los dientes. Cuando la técnica de cepillado no es la correcta o la pasta dental no es apta para los niños se produce la abrasión del esmalte del diente.

2) Demasiados alimentos ácidos: el exceso en el consumo de alimentos ricos en ácidos como los zumos de naranja o los refrescos con gas erosionan rápidamente los dientes.

3) Bruxismo: el bruxismo es un problema muy común en los niños que han desarrollado el mal habito de apretar los dientes de forma inconsciente. El bruxismo desgasta poco a poco la parte superior o cabeza del diente por lo que deja expuestos los tubos dentinarios.

4) Caries: la caries en los niños es un problema mas corriente de lo que los padres suelen imaginar y entre los muchos problemas bucales que acarrea, se encuentra el de hipersensibilidad dental. Por ello, insistimos en enseñar a los mas pequeños a cepillarse correctamente los dientes todos los días.

5) Dientes definitivos: la erupción de los dientes definitivos ademas de provoca dolor y molestias a nuestros hijos, también trae consigo problemas de sensibilidad dental.

6) Sinusitis: puede sorprendernos pero esta demostrado que la sinusitis (inflamación de la membrana mucosa que reviste la nariz) conlleva entre sus efectos secundarios la aparición de sensibilidad dental.

7) Dientes agrietados: cuando los niños se caen y se golpean un diente este termina por agrietarse o partirse, de tal modo que deja expuesto los tubos dentinarios y desencadenando la sensibilidad dental.

8) Gingivitis: la gingivitis ocurre cuando las bacterias que quedan en la boca por no llevar una higiene bucal adecuada, comienzan a inflamar las encías, las cuales terminan por sangrar y retrotraerse. Una vez que la encía a retrocedido deja la dentina expuesta a cualquier estimulo exterior.

SOLUCIONES

En primer lugar, recomendamos ante todo llevar a nuestros hijos a un odontopedriatra ya que son estos profesionales los que podrán hacer un diagnostico adecuado del problema. Asimismo, veamos cuales son las mejores pautas que debemos realizar para evitar la Sensibilidad Dental.

A) Usar pastas especiales para niños que sean poco abrasivas, comprar cepillos de dientes de textura suave e ir sustituyéndolos cada tres meses pues pierden eficacia. A partir de los seis años de edad es recomendable que el niño combine el uso del cepillo de dientes y el hilo dental.

B) Como es lógico evitar en la medida de lo posible que nuestros hijos consumas alimentos con grandes contrastes de temperatura y los alimentos ácidos (zumos de fruta, ensaladas, coca-cola, etc)

C) Vigilar y explicarles que no deben introducirse objetos como lapiceros, bolígrafos o juguetes en la boca ya que desgastan sus dientes. De igual modo que no usen sus dientes para cortar objetos como los envases pues pueden provocarles la fractura de un diente y sufrirán de sensibilidad dental.

D)En el caso de la sensibilidad provocada por el bruxismo, el tratamiento más efectivo es utilizar una férula nocturna durante las horas de sueño que proteja los dientes del contacto.

E)Si las molestias continúan y se acentúan, es importante acudir al odontopediatra para descartar problemas más graves que puedan derivan en afecciones bucales severas.

Cuida los dientes de tus hijos en Navidad

La Navidad esta a la vuelta de la esquina y con ella vienen muchos días de celebraciones en familia. Como sabemos estos días son muy especiales para nuestros hijos que si Papa Noel, que si los Reyes Magos, las vacaciones del colegio, ilusiones, comidas copiosas… En definitiva, momentos que aprovechamos para festejar con comidas abundantes y en especial con dulces navideños como como: chocolates, turrones, mazapanes, roscones,etc. Este pico de azúcar navideña puede afectar a la salud bucodental de los mas pequeños de la casa.

Según varios odontologos y odontopediatras reputados, mas de la mitad de las caries y problemas dentales que ocurren en los niños se dan por los excesos que cometen en Navidad. En estas fechas nuestros hijos pueden consumir en unos pocos días mas azúcar que durante el resto del año, pero además, pierden la rutina de lavarse los dientes después de cada comida. Aunque no se traten de las comidas principales del día, comer un simple polvorón y no lavarse después los dientes, afecta a la salud de estos ya que se trata de un alimento rico en azúcar.

En especial debemos tener cuidado con los turrones ya que ademas de afectar a la salud bucodental por su alto contenido en azúcar, son alimentos muy duros. Los alimentos duros fácilmente dañan los dientes de leche de los niños, además pueden deteriorar los trabajos de ortodoncia previamente realizados, como los empastes. Por otra parte, las golosinas pegajosas como los caramelos masticables, crean problemas de inflamación en las encías de los niños que llevan aparato.

Para que podáis evitar toda esta serie de problemas derivados del alto consumo de azúcar de vuestros hijos en Navidad, vamos a explicar a continuación las pautas ha seguir.

1) Que no dejen de cepillarse los dientes: en Navidad es muy común terminar comiendo o cenando en casa de algún familiar donde no tenemos las herramientas para limpiarnos los dientes, por lo tanto solemos saltarnos la limpieza bucal estos días. Sin embargo, esto no debería ser una escusa, si queremos que nuestros hijos eviten problemas como la caries. Para ello, aconsejamos llevar siempre encima unos «cepillos de viaje» e informar a nuestros hijos en esta época navideña lo que puede sucederles sino se cepillan los dientes correctamente.

2) Evitar los siguientes dulces en la medida de lo posible:

-Fruta confitada: todas las frutas escarchadas ya sean naranjas, cerezas, piñas, melocotones…tiene una cantidad de azúcar enorme y de calorías. Normalmente, mas del 80 por ciento de su contenido es azúcar, ademas son extremadamente pegajosas, por lo que el riesgo de padecer caries es muy alto.

– Chocolates: los chocolates, mas aún, a la taza, contiene una gran cantidad azúcar (hasta un 75 por ciento del total del producto). Sin embargo, el chocolate en estado liquido facilita mucho mas la retirada de los restos de los dientes, que otros dulces sólidos.

– Mazapán: contiene una cantidad alta de azúcar pero considerablemente menor que los dos anteriores (50 % de azúcar). Por el contrario, le ocurre lo mismo que a la fruta confitada, es decir, se pega fácilmente a la superficie de los dientes. En este caso es muy importante lavarse los dientes y enjuagarse la boca de forma correcta, si el niño tiene mas de seis años debería también utilizar el hilo dental para asegurarse de que no quedan restos entre sus dientes.

– Turrones duros: en primer lugar, lo que ya explicamos al principio del articulo: los turrones duros pueden dañar los dientes de nuestros hijos debido a su consistencia. Por otro lado, contiene una gran cantidad de azúcar que favorece la aparición de caries (45 gramos de azúcar por cada 100 gramos de producto).


¡Ojo! a los refrescos azucarados:
los zumos de frutas, las bebidas gaseosas azucaradas…poseen ácido, que desgasta el esmalte. Beber en exceso bebidas azucaradas como la Coca-Cola puede llegar a ser muy agresivo para los dientes de los niños. Es importante destacar que existe una correlación entre el consumo de bebidas azucaradas durante la infancia, y el consumo posterior de alimentos con gran contenido en azúcar.

La mejor opción son los dulces caseros: todos sabemos que una Navidad sin dulces no seria lo mismo y mas si cabe para los niños. Como hemos explicado el exceso de azúcar daña seriamente la salud bucodental de nuestros hijos. Por tanto, una buena alternativa para poder disfrutar de los dulces navideños sin tener que preocuparnos demasiado por los dientes de nuestros hijos es, procurar hacer nosotros mismos los postres, pasteles y dulces para Navidad.

En Internet, existen gran variedad de recetas que podrás adaptarlas al gusto de los mas pequeños como: trufas de navidad, tiramisú de limón, bombones de arroz, tostada con miel, arroz con leche, natillas caseras…todos ellos dulces con una cantidad de azúcar mucho menor que los anteriores.

Como prevenir y tratar la periodontitis en niños

La salud dental de nuestros hijos es tan importante como la de los adultos .Sin embargo, los padres no suelen prestar demasiada atención al cuidado de la boca de sus hijos ya que piensan, que al tener una edad tan corta los problemas dentales no harán acto de presencia, sin embargo esto no es así. A veces, surgen problemas tan extremos como la periodontitis en la boca de los mas pequeños, incluso cuando estos tienes los dientes de leche.

Hoy nos centraremos en como afecta la periodontitis en los niños. Esta enfermedad va destruyendo de forma progresiva los tejidos que sujetan los dientes, en la mayoría de los casos va precedida de un problema de gingivitis (sangrado e inflamación de las encías), que si no se trata a tiempo termina por provocar infecciones en el hueso y por tanto, se termina perdiendo la parte que sostiene a los dientes.

Sin embargo, es un problema fácil de prevenir si se sigue una correcta limpieza de la boca. Para ello recomendamos que los padres no solo premien a sus hijos con las visitas del Ratoncito Pérez, sino que lo hagan también cada vez que pasen un examen dental de forma correcta y sigan una limpieza habitual adecuada.

-Causas ¿Como se manifiesta la periodontitis?

Como ya hemos dicho, si no llevamos un cepillado suficiente de los dientes, las bacterias que se alimentan de los restos de comida que quedan entre los dientes, comienzan a inflamar las encías provocando gingivitis , la cual si no se soluciona evoluciona a periodontitis. Tras las infecciones que provoca la periodontitis en las encías, ligamentos y huesos, el tejido que recubre y sujeta los dientes va desapareciendo ya que busca liberarse de las bacterias, dejando sin sujeción al diete que, finalmente, termina cayéndose.

-Los síntomas mas comunes con los que esta enfermedad se mostrara en la boca de nuestro hijos son:

Sangrado de las encías: las encías de nuestros hijos sangraran cuando estos se cepillen los dientes, usen el hilo dental o mastique algún alimento duro.

Inflamación de la encía: otro signo evidente es la inflamación de las encías que además, estarán siempre enrojecidas.

Perdida de la encía: el síntoma mas evidente que nos muestra que nuestro hijo sufre de periodontitis es la de perdida progresiva de partes de la encía. En los casos más avanzados se puede observa perfectamente la mayor parte de las raíces del diente.

Mal aliento: otra señal es el mal aliento del niño que no desaparece aunque siga una correcta higiene bucal todos los días, es decir, cepillándose y usando el hilo dental.

-Tratamiento para la periodontitis

Como hemos explicado en muchas ocasiones, el primer tratamiento que debemos seguir es la prevención, es decir, enseñar a nuestros hijos desde pequeños a limpiarse de forma correcta todos los días los dientes y las encías. Una limpieza correcta es el tratamiento mas efectivo cuando la inflamación de las encías es muy reciente, y por tanto, no ha comenzado la perdida de las encías y los huesos. Asimismo, al menor síntoma que muestro nuestro hijo debemos llevarlo a la consulta de un odontopediatra.

Una vez que el odontopediatra haga un diagnostico de la enfermedad, procederá a retirar la placa bacteriana de la boca del niño. En algunos casos sera necesario el raspado del tejido gingival ( la carne que recubre los dientes), y en los más extremos sera necesario realizar cirugías.

-Prevención de la periodontitis

A continuación mostramos cuatro ejemplo que ayudaran a prevenir la aparición de esta enfermedad en nuestros hijos:

A) Enseñar a los más pequeños desde una edad temprana que deben seguir una correcta limpieza oral. Por ejemplo, cuando el niño tenga un año de edad comenzaremos a usar una pasta de dientes especial para niños, aplicando solo unas pocas gotas en cada limpieza oral, más adelante cuando las encías se les cierren, usar hilo dental.

B) Nosotros como adultos somos los primeros que debemos mostrar un habito de limpieza bucal correcta a los niños. Es decir, cuando nos lavemos los dientes mostrárselo a nuestro hijos y ademas, explicarles en la manera de lo posible los efectos que acarrea no cepillarse los dientes.

Es mucho a más fácil modificar estos hábitos en un niño que en un adulto. El adulto debe servir de modelo positivo en el papel de los hábitos de higiene oral.

C) Visitas regulares a los odontopediatras, los dentistas recomiendan que el primer chequeo de la boca del niño se realice cuando este tenga seis meses de edad. Más adelante, es conveniente visitar las consultas al menos una vez al año parar que de este modo, los odontopediatras realicen exámenes periodontales y limpiezas en la boca de los mas pequeños.

D) Observar habitualmente la boca del niño, para ver si existen síntomas de periodontitis (sangrado de encías, encías de color rojizo, hinchazón, mal aliento y recesión de la encía)

Cómo aliviar el dolor de la dentición

Aunque lo normal es que los primeros dientes comiencen a asomarse en sus encías a partir de los 6 meses, tampoco es de extrañar que algunos comiencen a hacerlo antes (incluso se han visto presentes en algunos niños al nacer), como otros que pueden llegar al año sin ningún de ellos. Todo depende de cuando os saliesen a vosotros, los papás, y del sexo del bebé, ya que a las niñas les suelen crecer mucho antes que los niños. Además de que hasta casi los tres años no tendrán la boca completa con todos los dientes de leche.

Este proceso se produce inflamándoseles las encías, sobre todo los incisivos inferiores ya que son los primeros en salir), de tal forma que la tienen más sensible y enrojecida.

Los primeros síntomas de la dentición

Como ya hemos dicho, no es igual en todos los bebés, pero para algunos es algo más doloroso que para otros.

Existen algunos síntomas que suelen ser comunes en todos ellos, los cuales son:

  • Cambios físicos: A causa del dolor y de la propia salida de los dientes, se produce un babeo constante, a la vez que se escuece el culito, ya que durante este proceso su actividad salival se activa en gran medida y esto puede modificar la acidez de su orina, lo que al final les daña la epidermis, además de irritárseles la barbilla, por la gran cantidad de baba que se les cae. En algunos casos, esta dentición les puede ocasionar fiebre, aunque no suele ser muy alta, por lo que si esto se produce lo mejor es consultar con su pediatra.

 

  • Cambios de comportamiento: Normalmente, por el dolor que les produce tienen lloros constantes, llegando a estar muy nerviosos e incluso algunos de ellos no quieren ni comer, ya que al rozarle la encía (ya sea la comida, la cucha o la tetina de un biberón) puede producirles dolor.

 

Un dato curioso es que los dolores y los síntomas se agudizan sobre todo por la noche. Esto se produce ya que se intensifica el latido del corazón al estar en posición horizontal, además de que al no estar distraídos con nada, los propios pequeños se suelen centrar en el propio dolor.

 

Soluciones al dolor de la dentición

El nivel de dolor de cada bebé es diferente, por lo que deberéis probar formas diversas de poder calmar el dolor que se produce cuando comienzan a crecer los dientes de leche en su boca.

Por ello, a continuación os damos algunos consejos para que aliviéis este dolor por el cual todos hemos pasado:

  • Uno de los grandes amantes de los bebés cuando les crecen los dientes son los mordedores, sobre todo de goma y de diferentes texturas y durezas, ya que estos se meten en el frigorífico, y al llevar un gel en su interior, se enfría y les produce sensación de alivio.

 

  • Si ya tiene edad de comer duro, podéis darle un cacho de pan con corteza o galletas, para que le calme la molestia, además de poder darle un cepillo de dientes para bebés, ya que estas, al ser normalmente de silicona, le aportarán un masaje reconfortante. Además, podríamos cambiar la cuchara normal, por una de silicona blanda, además de darle la comida templada.

 

  • Al enrojecérsele el culito, lo mejor es que utilicemos pañales de calidad, que le mantengan seco y así evitar que se le moje e irrite. Además, antes de que se encuentre mojado del todo podemos darle una pomada protectora y dejarle al aire para que se le seque correctamente.

 

  • Otro consejo también es que, mojándote tu dedo con agua fría, le des un pequeño masaje en las encías que ayudará a aliviar su dolor.

 

Si a tu pequeño le están saliendo los dientes y te surge cualquier otra duda que no hemos tocado en este post, llámanos al 925 493 012 o acude a nuestra clínica Praxis Dental y te ayudaremos en todo lo que podamos.

¿Por qué guardar los dientes de leche puede salvar vidas?

Casi todos los padres guardan los dientes de sus hijos como recuerdo, los cuales le mostrarán al desvelar el misterio del Ratoncito Pérez. Pero lo que muchos desconocen es que el hecho de guardarlos podría ayudarles a salvar vidas.

Además de ser dientes de transición, tienen un gran poder en su interior: contienen células madre. Estas se encuentran dentro de la pulpa de la pieza, protegidas y totalmente esterilizadas, las cuales también podemos encontrar en el propio cordón umbilical al nacer.

 

¿Qué son las células madre que tienen los dientes?

 

Las células madre adultas (CMA) están en todo nuestro organismo, con el objetivo de ayudarnos a cicatrizar, o lo que es lo mismo, a reparar tejidos.

Las células madre son una pieza clave para enfermedades como el párkinson, alzheimer, diabetes mellitus tipo I, e incluso para algunos tipos de cáncer, ya que se utilizan para regenerar la médula ósea después del tratamientos; regenerar el corazón después de haber sufrido un infarto; trasplantes de piel, por ejemplo tras haber sufrido quemaduras; regeneración del hígado; regeneración de las neuronas, en pacientes que sufren parálisis; regeneración de la sangre, huesos o cornea.

Por ello se necesita una buena cantidad de las mismas para utilizarlas en tratamientos de medicina regenerativa, y que a su vez podamos multiplicar para utilizarlas.

Estas normalmente tan solo se podrán utilizar en ellos mismos en un futuro, y en familiares haciendo una prueba de compatibilidad para ver si pueden utilizarse.

 

¿Dónde se encuentran dentro del diente?

 

Estas células madres están dentro de la pulpa dental, un tejido blando en el que se albergan hasta dos docenas de CMA de gran calidad, las cuales tienen gran capacidad de multiplicarse, obteniendo hasta trillones de las mismas. Por lo que si cada diente alberga esta cantidad de células madre, imagínate lo que podemos conseguir con 20 piezas de los mismos.

Lo más adecuado para la conservación de las mismos son los bancos especializados en su preservación, en los cuales son guardados en cámaras de criopreservación con nitrógeno líquido, a los cuales se debería acudir durante las 48 horas posteriores desde la caída del propio diente o la extracción del mismo.

Si tienes cualquier duda sobre este tema o los dientes de tu hijo, acércate a nuestra clínica Praxis Dental y resolveremos todas las dudas que tengas.

¿Por qué debe aumentar el cuidado de los dientes en verano?

El verano es una época en la que, debido a diferentes motivos, sus dientes están expuestos a riesgos para la salud de los mismos.

Esta es una época del año en la que debemos aumentar el cuidado de los más pequeños, ya que están expuestos a diferentes riesgos que hacen que puedan dañar sus dientes y el resto de su boca, aunque algunos de ellos nos pueden llegar a parecer increíbles.

Riesgos más comunes en verano para sus dientes

En verano acudimos mucho a la piscina con los más pequeños, pero lo que probablemente no sabías hasta ahora es que el cloro, el cual se usa para mantener limpias las piscinas, puede llegar a provocar manchas en sus dientes, así que lo mejor es que no le dejes demasiado tiempo dentro del agua, ya que podría tener estas consecuencias.

Además, es una época en la que, como no tienen vacaciones en el colegio, disponen de mucho más tiempo libre para practicar deportes, o simplemente estar en la calle, por lo que aumentan en gran medida el número de caídas, y en algunas ocasiones, con ellas las roturas o pérdidas de alguna pieza dental.

Por otro lado es importante que se hidraten bien, pero con agua, ya que los refrescos y bebidas azucaradas, junto con el aumento de temperaturas, hacen que se proliferen muchas más bacterias las cuales pueden llegar a provocar llagas, o incluso otros problemas como caries y gingivitis. Una buena idea, si finalmente va a tomar este tipo de bebidas, es que lo haga con pajita, para así reducir el contacto de sus dientes con este tipo de bebidas.

A su vez, con el aumento de tiempo libre, es muy normal que en algunos casos lleguen a descuidar su higiene dental, sobre todo si les llevas a campamentos o los dejas con algun familiar durante una temporada, por lo que lo más razonable es que avises, o bien a los monitores o a nuestros familiares, de que estén pendientes del cepillado de sus dientes y tengan una buena higiene dental durante sus vacaciones.

Asimismo, el aumento de ingesta de helados y bebídas frías también puede ocasionar sensibilidad en sus dientes, e incluso dolores de cabeza, por lo que será muy importante controlar la ingesta de los mismos si no quieres que el problema se agrave dentro de su boca.

Igualmente, el calor puede provocar que su boca se seque con frecuencia, por lo que es importante que tengan una buena hidratación, para evitar que se acumulen bacterias dentro de su boca y esto le genere problemas bucodentales mucho más serios.

 

En definitiva, aunque el verano sea una época en la que tengáis más tiempo libre es importante no descuidar la boca y los dientes, ya que es uno de los momentos del año en el que la salud bucodental está expuesta a mayores riesgos que en otras ocasiones. Si necesitas más consejos o ayuda con otro tipo de problemas para la boca de tu hijo, no dudes en llamar a nuestro teléfono o acudir a nuestra clínica Praxis Dental.

El chupete y sus consecuencias en la boca de los niños

Aunque no lo creas, el chupete no es algo indispensable para la vida de un bebe, sino que es un simple sustituyente del pecho materno para cuando no le toca la toma.

Cuando los niños tienen el chupete en su boca, sus labios están entreabiertos, a diferencia del momento en el que maman que están totalmente abiertos, por lo que esto podría producir que no se agarrasen de igual forma al pecho, y por lo tanto que la toma no sea eficaz.

El chupete es un sustituto del pecho que hace que se calme cuando no se alimenta, además de ayudar a los bebés que no toman pecho a protegerlos de la muerte súbita, pero si se utiliza durante un largo tiempo puede ser nocivo para su salud bucal.

 

¿Qué problemas pueden ocasionar los chupetes en la salud de los niños?

Los chupetes pueden ocasionar diferentes problemas de salud para los niños como son:

  • Maloclusión en las arcadas dentarias, sobre todo en niños que continúan utilizándolo hasta los 5 ó 6 años.
  • Puede provocar caries si se suele untar con miel o sustancias dulces para que lo chupe y le apacigüe.
  • Duran menos tiempo tomando el pecho que los niños que no utilizan chupete.
  • Los niños que utilizan el chupete durante todo el día pueden ver afectado su desarrollo en el habla, ya que no permite que aprendan a mover adecuadamente la lengua para vocalizar.
  • Pueden sufrir retrasos del habla, ya que al ir con el chupete dentro de la boca tienden a no contestar o hacerlo con monosílabas.
  • Utilizar el chupete durante mucho tiempo puede llegar a provocar que los niños tengan un 30% más de posibilidades de padecer otitis.

 

¿Cuándo y cómo deben abandonar el uso del chupete?

Según la Asociación Española de Pediatría, el uso del chupete debe abandonarse al cumplir el primer año de vida de los niños, ya que la edad de máximo riesgo de muerte súbita ha sido superada, además de la propia necesidad de mamar.

Para conseguir que los pequeños abandonen el uso del chupete podemos hacerlo de la siguiente forma:

  • No recurras a castigos para que deje de utilizarlo
  • Unta la tetina con sustancias como vinagre, limón o pimienta, ya que son desagradables al gusto y suelen hacer que rechacen el propio chupete.
  • Puede darle un regalo a cambio del chupete, diciéndole que se lo ha llevado alguien o se lo han dejado olvidado en algún lugar al que no pueden volver a por él.
  • Cortar la tetina o pincharla para hacer que tengan una sensación desagradable al chuparlo.

 

Si tiene cualquier duda sobre este procedimiento o la salud dental de su pequeño, acuda a nuestra clínica Praxis Dental y le ayudaremos a resolverlo.

 

La odontofobia infantil

El miedo al dentista, también llamada odontofobia, en ocasiones viene originada por ser algo totalmente desconocido para los más pequeños. Además, si el niño es muy nervioso o ha tenido una mala experiencia anteriormente, esto puede producirle pánico a acudir en otra ocasión.

Además, en este último caso, esto les puede provocar un trauma en el futuro, además de que muchos de ellos suelen tener cuadros de ansiedad durante el tratamiento.

¿Qué síntomas nos indican que los niños tienen miedo al dentista?

Los síntomas de que los más pequeños tienen miedo a acudir al dentista son:

  • Lloros al llegar a la clínica
  • Esconderse detrás de los padres
  • Movimientos que impiden al dentista que lo examine
  • Ponerse enfermo antes de la consulta con el dentista

La primera vez que se acude al dentista con el pequeño, se le examinará toda la boca y piezas dentales, así como la dureza, el color, las caries o algún otro problema que puedan presentar. Cuando estos problemas se deben solucionar mediante un tratamiento más laborioso, esto puede hacer que el pequeño pueda sufrir taquicardia, sudoración excesiva, pueda alterarse su respiración o llorar de forma incontrolable.

¿Qué técnicas podemos utilizar para eliminar este miedo al dentista en nuestros hijos?

Si quieres que el miedo que tiene tu hijo a acudir al dentista desaparezca, puedes seguir alguno de los siguientes consejos para que se convierta en una buena experiencia:

  • Puedes hablar con la clínica, y su odontólogo para ver si cabría la posibilidad de utilizar una ligera sedación en su próximo tratamiento para que no se entere de lo que le vayan a hacer y sea una experiencia que volviese a repetir
  • Visita la clínica con él antes de tener la cita, que la conozca, que le presenten al odontólogo, para que así sus miedos vayan desapareciendo poco a poco. Además, puedes convertir esto en un hábito, y acudir con asiduidad al dentista para que este miedo desaparezca y le guste la experiencia.
  • Incentivarlo con pequeños regalos como chocolatinas o chucherías, recordándole siempre que debe limpiarse los dientes, o algún pequeño juguete que lo entretenga durante el tratamiento para mantenerlo entretenido.
  • Felicitarle por su valentía y lo bien que se ha portado durante la cita, para que se anime a no tener miedo las próximas veces.

Si tienes alguna duda más sobre este tipo de problema, no dudes en llamar a nuestra clínica Praxis Dental y te ayudaremos en todo lo que nos sea posible.

¿Deben tomar chuches los niños?

Aunque todos sabemos que el azúcar es el principal causante de las caries, no es peligroso por sí mismo.

Otros alimentos los cuales pertenecen a los grupos de hidratos de carbono también dañan el esmalte de los dientes debido al ácido que generan, y por lo tanto, facilitan la aparición de las caries.

Algunas chucherías son bastante perjudiciales, debido a que son muy persistentes y se pegan a las piezas dentales. Debido a ello, y aunque pensemos que los dientes ya están limpios, pueden provocar caries a la larga.

Aunque no lo creamos, en muchas ocasiones, no solo tienen que ver con la caries los alimentos que introducen en sus pequeñas bocas, si no que en parte, muchos de los factores que hacen que sean más propensos a la aparición de fracturas en sus dientes es la propia genética.

 

¿Qué chuches son las que más afectan a sus dientes?

 

Dejando los genes a un lado, y volviendo a los azúcares que son el tema que vamos a tratar hoy, queremos contaros cuáles son las chucherías que pueden hacer que nuestros niños padezcan caries o no.

Estos son los caramelos masticables, como ya hemos dicho anteriormente, son más pegajosos y por tanto son los más dañinos para sus dientes, ya que se quedan en las fisuras, en las muelas, y es muy difícil deshacerse de ellos incluso después del cepillado. De esta forma, los dientes están expuestos durante mayor tiempo al azúcar, que lo único que hace es convertir las bacterias en ácidos y deteriorar el esmalte y los dientes.

 

¿Qué podemos hacer para disminuir el riesgo de caries a causa de las chuches?

 

Para que nuestros pequeños no sufran este tipo de problemas, podemos seguir una serie de consejos que harán que sus dientes estén mucho más sanos:

  • En vez de comprarles chucherías que se basan en la mordida, debería hacerse con las que se comen a través de la succión, o lo que es lo mismo, chupándolas. De esta forma evitaremos que queden restos posteriormente en sus dientes. Además, si son de las que se comen en poco tiempo, también hacemos que sus dientes estén menos tiempo en contacto con el azúcar.
  • Deben lavarse los dientes justo después de ingerir estos alimentos. Acompáñalo mientras lo hace para vigilar que lo haga de forma minuciosa y eliminando cualquier trozo de la superficie dental.
  • Si quieres darle chuches a tu pequeño, no se las administres de una en una a lo largo del día, si no que debes dárselas todas a la vez para que no les cree adicción.

 

Por lo tanto, dando respuesta al título de nuestro post, los niños sí pueden tomar chucherías, pero siempre de forma moderada y vigilada por los adultos.

 

Si tienes cualquier duda sobre este tema, o cualquier otro acerca de los dientes de los más pequeños de la casa puedes acudir a nuestra clínica Praxis Dental o ponerte en contacto con nosotros. Estaremos encantados de atenderle.